El sofá es la pieza central de su sala de estar que agregará un toque real a su interior. Le permite pasar momentos de convivencia y compartir con su familia o amigos mientras está cómodamente instalado. Estará en el centro de todos los momentos importantes que compartirás con tus seres queridos. Por ello, hemos seleccionado para ti una amplia gama de sofás que mejor se adaptará a tus necesidades, ya sea en términos de comodidad, practicidad o diseño.

Elijo mi sofá
Elijo el tamaño de mi sofá

También te puede interesar...

Nuestras Hamacas y tumbonas y sillones

Ver

Nuestras Sofás de diseño

Ver

Nuestras Sofás esquineros

Ver

Nuestras Todos los sillones

Ver

Nuestras Camas de jardín

Ver

Nuestras Fundas para muebles de jardín

Ver

Sofá: la guía

¿Cómo elegir un sofá barato?

Los sofás baratos son un reclamo muy importante para cualquiera a la hora de visitar una tienda de muebles online o física, pero cuando vayas a elegir al protagonista de tu salón debes tener en cuenta otros aspectos que son tan relevantes como el precio. Uno de ellos es su función: si vives en un pequeño apartamento es posible que necesites un sofá con baúl que aumente tu espacio de almacenamiento o que busques uno convertible que se pueda transformar en cama por las noches para albergar a un durmiente ocasional o a los invitados que recibas. También es preferible que elijas un sofá modular que te permita renovar el salón de forma sencilla, y que su estructura sea de madera maciza combinada, por ejemplo, con elementos metálicos, detalles característicos de un sofá moderno.

Si, por el contrario, vives en un espacio grande, podrás permitirte un conjunto de sofás más voluminosos, con varias piezas como una butaca o sofá reclinable independiente.

¿De qué color poner el sofá?

La elección del color de tu nuevo sofá es algo a lo que tienes que dedicar algo de tiempo y planificación porque puede depender de varios factores como el espacio, la luminosidad del salón, el uso que le des y el estilo con el que has decidido decorar tu vivienda. Si el tamaño de tu salón es reducido conviene que recurras a tonos claros como el arena, el gris claro e incluso a un sofá blanco “roto”, y que te decantes por colores lisos: todo ello contribuirá a favorecer la sensación de amplitud. En caso de que disfrutes de espacios amplios, puedes usar tonalidades oscuras que aporten elegancia y estampados que realcen el protagonismo de tu mueble. Otro de los aspectos a tener en cuenta es la luminosidad: una estancia bañada con abundante luz natural admite un sofá en tonos oscuros, mientras que los espacios interiores demandan tonalidades claras que ayuden a “iluminar” la estancia. 

Los tonos oscuros son también mucho más “sufridos” que los claros, y por eso son muy prácticos para vestir los sofás de las viviendas en las que viven peques o mascotas: un tono oscuro como el marrón y algunos estampados pueden ser muy prácticos para que no vivas siempre pendiente de las manchas.

Por último, debes tener en cuenta el estilo con el que has decorado el resto del salón, e intentar que el color que elijas para tu sofá sea compatible con las tonalidades de las paredes y con el estilo del resto de tus muebles. En caso de que vayas a combinar diferentes estilos, asegúrate antes de que son compatibles y pide una segunda e incluso una tercera opinión. 

Sofás: ¿qué tamaño elegir?

A la hora de elegir el tamaño de tu nuevo sofá lo primero que debes tener en cuenta son sus proporciones: asegúrate de que encaja de forma proporcionada en tu salón, y de que sus dimensiones no entorpecen la apertura de puertas y ventanas, y que dejan el suficiente espacio para atravesar la estancia con facilidad: como orientación, entre la mesa de centro y el sofá debe haber un mínimo de 40 cm para poder moverte cómodamente. 

Para lograr el máximo aprovechamiento del espacio, especialmente de los rincones del salón, puedes contemplar opciones como los sofás esquineros o los que incorporan chaise-longue, una solución perfecta para acomodar a las personas que vayan a visitarte: en la actualidad puedes encontrar soluciones con todo tipo de acabados a precios muy competitivos. 

A la hora de elegir el tamaño también debes tener en cuenta el número de personas que convivís en la misma vivienda: puedes encontrar todo tipo de sofás rectos o esquineros, desde un sencillo sofá de dos plazas hasta opciones de 3 y 4 plazas que se pueden combinar y que ofrecen multitud de posibilidades para familias sencillas o numerosas. 

Si te has decantado por un sofá cama, deberás pensar también cuántas personas dormirán habitualmente en este sofá: ¿Una o dos personas? Plantearte esto antes de comenzar la búsqueda te permitirá hacerte con “el sofá del durmiente” por el que todos tus invitados se disputarán.

¿Cómo limpiar un sofá?

Hoy en día existen tejidos como el terciopelo hidrófugo que tienen la capacidad de repeler el agua y simplificar al máximo las tareas de limpieza de tu nuevo sofá. En la mayoría de los casos estos muebles están realizados con tejidos fácilmente lavables, y cuentan con fundas desmontables que se pueden meter directamente en la lavadora siguiendo, eso sí, las indicaciones de lavado del fabricante. En cualquier caso, además de los productos específicos que se pueden encontrar en el mercado, existen varios métodos inocuos que dan buen resultado. Antes de humedecer su superficie debes retirar el polvo y los residuos con un aspirador, y a continuación, hacer una prueba de lavado en una zona oculta para comprobar que la solución que utilices no se come los colores ni daña el tejido. 

Por lo general, para manchas sencillas lo mejor es aplicar un jabón neutro con agua fría, cepillar suavemente y dejar secar. En caso de que la suciedad sea muy pronunciada existen remedios caseros a base de agua tibia, vinagre o zumo de limón y bicarbonato que pueden resultar eficaces. En cualquier caso, sé siempre prudente y haz una prueba en una zona oculta de tu sofá antes de lanzarte a por las manchas para evitar contratiempos.